Historia

Durante el día o semana que dura esta celebración es la ocasión en la que la figura materna es sin duda la protagonista, ya sea recibiendo regalos o simplemente la atención y cariño de toda la familia, pero ¿Cuál es el origen de esta celebración tan universal?.

Esta fiesta de celebración mundial es la ocasión en la que la figura materna es sin duda la protagonista, ya sea recibiendo regalos o simplemente la atención y cariño de toda la familia, pero ¿Cuál es el origen de esta celebración tan universal?.

Origen y procedencia

La primera referencia la encontramos en la antigua Grecia, donde se rendía homenaje a Gea, diosa madre de Poseidón, Zeus y Hades, que simboliza la Tierra. Posteriormente, los romanos inspirarían La Hilaria, que se celebraba el 15 de marzo.


Cuando el cristianismo comenzó a ser prevalente, estás fiestas, de origen pagano, pasaron a celebrarse en honor a la Virgen María, madre de Jesucristo. Esta fiesta cristiana se ubicó en el día 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, fecha que todavía permanece como Día de la Madre en algunos países.
Más tarde, en el siglo XVII comenzó a celebrarse en Inglaterra el “Domingo de las Madres”, fecha en la que los niños traían obsequios a sus madres y en la que muchos sirvientes recibían el día libre para poder visitar a sus progenitores.


En Estados Unidos, el establecimiento definitivo vino de mano de Ana Jarvis. Ana había perdido a su madre en el año 1905, y para  honrar su memoria contactó con multitud de personas influyentes con el fin de que la respaldasen en su petición de establecer como el día definitivo el segundo domingo de mayo, fecha del aniversario de la muerte de su madre. Llegando a crear en 1912 la Asociación Internacional Día de la Madre para reforzar su iniciativa, que para ese entonces ya se celebraba en multitud de regiones del país.
Por fin en el año 1914 el Congreso de Estados Unidos dio su aprobación a la fecha que Ana Jarvis había propuesto y fue declarada fiesta nacional. Día festivo que se extendió en poco tiempo a multitud de países como Perú, Chile, Brasil y Bélgica entre muchos otros.


Por desgracia, como ocurre en muchas celebraciones de este tipo, los intereses comerciales comenzaron a primar sobre el significado real que su creadora había propuesto para este día y, por esta razón, Ana Jarvis presentó una demanda en 1923 para eliminar del calendario la festividad que ella misma había ideado. A pesar de sus muchas protestas al respecto no logró a penas ningún apoyo y murió viendo como su ideal era sustituido por un mercado y no podía hacer nada para evitarlo.

Recomendamos